18 dic. 2009

Lejos de todo.

Lejos de todos, no hago más que encerrarme entre pantallas y cuadernos incompletos por falta de sueños y deseos. Alejado de zapatos y relojes de gente que rompe las banquetas y parten pastelitos de vida en la mañana, en la tarde y en la noche.

Me molestan las palabras vanas y los abrazos de afectos actuados por las cervezas de los bares, por eso salgo conmigo y mi sed de no hacer nada, de no querer subir las escaleras con zapatos boleados.

Me quedo como siempre escuchando balbuceos y gritos de gente que cree que habla, que sienten que transmiten algo.
Lejos de todos me Duermo sin sueño.

1 comentario:

Miguel Vivas dijo...

Encantado de haberte encontrado navegando por éstos blogueros mundos, jejej… Me encanta comprobar que sigue habiendo gente inquieta, enhorabuena por tu labor. Te seguiré la pista desde mi Palabrafernalia…