31 ago. 2009

Entre nones

Déjame apagar la luz catorce
Mientras te despido con cobijas en la espalda
Arañando los puños que formo con la almohada
Presionando muelas con muelas
Dejando que el cansancio me alcance hasta la cara
Y pregunto como si escucharas
¿Cuánto tiempo de paletas y bombones te comiste?
Sin respuestas
Solo manitas de niños frías acariciándome la espalda
Labios secos apretando mis oídos
En esta habitación tan fría, tan tirada
Se siente tu aliento de catorce
Me abrazas con brazos de nada
Tu presencia alcanza
Aunque tú ya no alcanzas los relojes
Ni relojes en los brazos ni en las puertas
Solo te recorres por la tierra
Derretida, verde, esperando lo eterno
No te puedo cambiar catorce
Me dan ganas de lamerme las muñecas
Con gotas y empaños de vida
Saliéndome, escapando de la briza
Indomable y derretido
Apriétame de noche catorce

Malos ratos.

Bocas entre abiertas
Con colmillos negros, masticando vistas
Vistas de nada
Pelusas aniñadas sumergidas
Mordiendo infancias atascadas
Inundando mis perlas
Esas perlas picadas y lamidas
Escupidas por cinturones, bofetadas y familia
Se me entintan las lagunas
Una piedra en el espejo
Hoy me pierdo entre pedazos
Hoy no estoy despierto

16 ago. 2009

Sabado

Sobado por ocho grados
Con tu pez nadando en mi rojo
Doy con que nada extraño
Ni una camisa o un par de llaves
Ni las lenguas ensalivadas
O las sonrisas ensayadas
Todo es tan borroso o confuso
Tengo mi sangre pintada
Porque soy mi violeta
Soy mi tu
Tu lagrima lamida
Tu cruz, tu perro agachado
Perdón por la mordida
Te amo

5 ago. 2009

La lluvia nada se lleva

La lluvia nada se lleva
Solo te lame hasta alcanzar el suelo
Busca a los perros y les tiñe el pelaje
Llora los vidrios, empaña los lentes
Se une, enloda, inunda
Y allí estoy yo, con mis pies, encharcado
Con mis palmas en la puerta blanca
Y un charco en mi espalda
Ojos cerrados, nubes y gris
Solo fingiendo
¿Cuándo te mueres lluvia?

De, para David

Hoy te vi cuatro veces
Pero no estabas en ninguna
Y cuando se acercaban tus espejismos
Dejaste de ser tu, parecer
Se dibujaban lentes en las caras
O cabello, o bigotes
A tu espejo le pedí el tiempo
Once y cuarto, aun no llegas
Un cigarro, tres monedas, gracias
A punto de abrazar la sombra de la entrada
Se ve una mano agitada y una sonrisa
Unos tacos, una bolsa, un saludo
Gracias, caminemos, un cigarro
¿y los tenis? Vamos, exhalemos
Palabras, receptor, oyente…