17 jul. 2009

ambrosia

Tan servida a mí
Como ambrosia para dioses
Soy tu dios, tu hombre
Mis dedos dan pasos por tu cuerpo
Mientras el humo de tu piel entra a mi nariz
Despiertas un puerco, un ególatra arrogante
Mientras tú te entiesas
Eres un cadáver esperando tu rosario
los dientes de mis ojos acariciando tu barbilla
¡Vamos despierta!
El volumen de un par de cuerpos agitados
Acabándose ente ellos
Y miles de joyas riendo en tu abdomen
Solo tómalas
Solo límpiatelas…

No hay comentarios: